Cuadro vital

 

     © Alberto Omar Walls

 

    Hoy recompongo mi propio cuadro vital. Llueve fuera y se pone gris el mar. Miro al Teide y veo que se le cubre el ánimo de nubes que parecen absorberlo. Pinto hoy mi cuadro interior con la fuerza de la pasión roja y la vitalidad estomacal del amarillo, dos colores de los chakras que revitalizan la animosidad corporal.

 

     He pintado hoy este cuadro en mi imaginación y, trabándolo en mi mente, lo mantendré hasta que vuelva nuestro sol a lucir con sus siete rayos: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, índico y violeta.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0