SUBSANAR UNA VIEJA INJUSTICIA CON LA PRIMERA MUJER QUE PUBLICÓ UN LIBRO EN CANARIAS

 

La semana pasada me concedió la Asociación Tinerfeña de Escritores (ACTE) el Premio Victorina Bridoux y Mazzini de las Letras. Muy poco sabía de esta escritora, solo que pertenecía al romanticismo y que vivió en Tenerife en la segunda mitad del siglo XIX. Por tanto, para llenar mi vacío, indagué algo más, por lo que consulté los estudios de María Rosa Alonso y Yolanda Arencibia, y la información que proporcionaba Covadonga García Fierro. 

 

Más que su propia producción literaria, lógico que fuera escasa y póstuma, me llamaron la atención algunos aspectos de su vida, como su mucha actividad cultural en la ciudad junto a su madre Ángela Mazzini, y su muy temprana muerte, pues apenas con 27 años fue una de las víctimas de la epidemia de fiebre amarilla que asoló la ciudad en 1852.

 

Pero hubo un dato muy significativo que cobraba una dimensión especial para el mundo de la literatura escrita por mujeres, y fue el comprobar que vendría a ser la primera escritora que logró publicar un libro en Canarias. Su libro póstumo, Lágrimas y flores, de corte romántico, abrió la espita intelectual y creativa de muchas mujeres excepcionales que luego vendrían a avalar la alta calidad de la literatura que se escribe y publica en nuestro Archipiélago.

 

Pero la indagación sobre Victorina Bridoux y Mazzini me traería más sorpresas, una de ellas no me ha dejado parar hasta que he visto necesario hacer este llamamiento a quienes les corresponda subsanar una injusticia que lleva ya visos de cumplir 155 años. Y es que la escritora muere el uno de noviembre de 1852, siendo enterrada en el Cementerio de San Roque y San Rafael de Santa Cruz, declarado Bien Cultural, pero sin lápida que la distinguiera, pues ahí solo figura, al parecer, el nombre de su esposo, quien, al enviudar, se marchó a la Península con sus hijos. Es decir, se sabe que está donde aparece el nombre de su esposo, Gregorio Domínguez de Castro, pero del de ella... ¡ni rastro!

 

Y me he empeñado en ayudar a subsanar una injusticia que dura ya muchísimos años, y es que en la lápida de su esposo, figure también su nombre, fecha de nacimiento y defunción, un escrito  o lema que haga alusión a que fue la primera mujer que publicó un libro en Canarias, y, quizá, como colofón uno de sus versos favoritos: ¡YO QUISIERA VOLAR, VOLAR LIGERA! 

 

Pero..., ¡casualidad curiosa!, el citado Cementerio solo se abre al público una vez al año, el 1 de noviembre, el mismo día que hace 155 años fuera enterrada la jovencísima escritora Victorina Bridoux y Mazzini. 

 

¿Qué mejor ocasión para que los responsables de Cultura y Patrimonio (Ayuntamiento o Gobierno), subsanen el olvido histórico homenajeando como es debido a la primera mujer que publicó un libro en Canarias?

 

Dicho queda, Alberto Omar Walls.

 

La cualidad de NECIO...

                     

            Necio, el RAE lo define muy contundente: Ignorante y que no sabe lo que podía y debería saber; imprudente o falto de razón; terco o porfiado en lo que hace o dice. Así que cuando se dice que alguien actúa como un necio, como mínimo es, también, un ignorante que está falto de razón y mantiene una actitud terca. Veamos algunos de los muchos sinónimos, al menos, solo del término ignorante: inculto, zote, analfabeto, indocumentado, profano, lego, iletrado, inepto, pedante, patán, bruto, bestia, porro, cernícalo, borrico, borrego, ceporro, cipote, zopenco, zamacuco, alcornoque, modorro, mostrenco, bodoque, camueso, zoquete, melón, berzotas. Con lo que la postura necia puede venir no solo de una persona, también de un grupo, un equipo, una formación, una mentalidad generalizada, un partido, unas actitudes, una generación, una sociedad, una cultura...

 

            ¿No está mal, verdad, la gran cantidad de apelativos sinónimos a los que nos remite la palabra necio? Teniendo en cuenta el inmenso peso del contenido que se le echa encima cuando pensamos en quien, o quienes, calificamos de necio, prefiero recurrir a una mentalidad femenina, una joven voz para su época, y una de las poéticas  más autorizadas de nuestro acervo castellano, a Sor Juana Inés de la Cruz [1651-1695], cuando se dirige sin miramientos a los ineptos hombres, que de manera inculta muestran todas las caras posibles ante las mujeres que creen sean de su propiedad...

 

                   hombres necios que acusáis...

Hombres necios que acusáis
a la mujer sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis:

si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
¿por qué queréis que obren bien
si la incitáis al mal?

Cambatís su resistencia
y luego, con gravedad,
decís que fue liviandad
lo que hizo la diligencia.

Parecer quiere el denuedo
de vuestro parecer loco
el niño que pone el coco
y luego le tiene miedo.

Queréis, con presunción necia,
hallar a la que buscáis,
para pretendida, Thais,
y en la posesión, Lucrecia.

¿Qué humor puede ser más raro
que el que, falto de consejo,
él mismo empaña el espejo,
y siente que no esté claro?

Con el favor y desdén
tenéis condición igual,
quejándoos, si os tratan mal,
burlándoos, si os quieren bien.

Siempre tan necios andáis
que, con desigual nivel,
a una culpáis por crüel
y a otra por fácil culpáis.

¿Pues como ha de estar templada
la que vuestro amor pretende,
si la que es ingrata, ofende,
y la que es fácil, enfada?

Mas, entre el enfado y pena
que vuestro gusto refiere,
bien haya la que no os quiere
y quejaos en hora buena.

Dan vuestras amantes penas
a sus libertades alas,
y después de hacerlas malas
las queréis hallar muy buenas.

¿Cuál mayor culpa ha tenido
en una pasión errada:
la que cae de rogada,
o el que ruega de caído?

¿O cuál es más de culpar,
aunque cualquiera mal haga:
la que peca por la paga,
o el que paga por pecar?

Pues ¿para qué os espantáis
de la culpa que tenéis?
Queredlas cual las hacéis
o hacedlas cual las buscáis.

Dejad de solicitar,
y después, con más razón,
acusaréis la afición
de la que os fuere a rogar.

 

Bien con muchas armas fundo
que lidia vuestra arrogancia,
pues en promesa e instancia
juntáis diablo, carne y mundo

Fallado el Premio Amparo Walls Hernández

 

Alicia Contreras García ganadora del Premio Amparo Walls Hernández 2019 convocado por ACTE

 

            El jurado del Premio Amparo Walls Hernández de este año, falló a favor del libro titulado Espejismos en rosa y amarillo, siendo su autora Alicia Contreras García.

 

            Reunido en Santa Cruz de Tenerife, el martes, día 18 de junio de 2019, a las 20 horas, el jurado del premio Amparo Walls Hernández, convocado por la Asociación tinerfeña de escritores (ACTE), que estuvo formado por Mª Isabel Expósito Morales, Felicidad Batista Fariña,  Mª Soledad García Campos, Damián Hernández Estévez y Alberto Omar Walls, acordaron dictar el siguiente fallo: Primer premio, de edición, para la obra titulada Espejismos en rosa y amarillo, que una vez abierta la plica resultó ser su autora Alicia Contreras García.

 

      El texto ganador del Premio se hará público, y se entregarán los ejemplares editados a la autora, en el transcurso de las II Jornadas de convivencia literaria que se celebrará en el Puerto de la Cruz el próximo día 12 de octubre de 2019.

 

 

         Nuestra enhorabuena a la ganadora y muy agradecidos a todos los participantes por su contribución en este nuevo concurso literario de la Asociación Tinerfeña de Escritores, que había tomado la iniciativa de homenajear a la escritora Amparo Walls Hernández convocando el presente premio.

 

 

Leer más

Lo que te mata...

© Alberto Omar Walls

 

 No es solo el tabaco o una copa al día lo que te mata. Si acaso la emoción atascada desde hace años que te lleva a fumar y beber de manera obsesiva, compulsa e incontrolada. A estas alturas del negocio de vivir, quien más quien menos sabe ya qué cosas sean las que, verdaderamente, le matan… Porque el día a día está hecho de pequeñas cosas cotidianas, y de millones de pensamientos reincidentes. Me refiero a esos asuntos en los que te ves inmerso o incrustada (sobre todo quienes no están atentos a lo que su inconsciente les devuelve), y se te encasqueta en la mente una de las varias admoniciones o advertencias que tienes a mano, creadas y pensadas por ti, claro está, a partir de tus viejas creencias aprendidas de otros. Por ejemplo: siempre me pasa lo mismo, esto no va a salir bien, todos son unos malvados, ¿viste cómo me miró?...

 

En las formas de expresarse a veces he oído barbaridades tan grandes como estas: no la soporto más; ¡este hijo me va a matar a disgustos!; vengo tan agobiado que tengo el hígado en la boca; el corazón se me va a salir del pecho; me dolió tanto lo que me dijo, más que si me hubiera dado con una barra de hierro en la cabeza; le quiero porque le quiero, pero sus impuntualidades me vuelven loca, ¡una y no más!...

 

No es cierto, nada de eso responde a la verdad más auténtica, pero el inconsciente no se anda con chiquitas, ¡se lo cree todo!... y, a veces, actúa literalmente. Así hasta el infinito. Nuestras capacidades de re-crear el mundo cotidiano también son infinitas, pero hay que ponerse a reciclar (cambiar, mutar, sustituir) tanto los pensamientos como la actitud que tenemos y usamos en el día a día, minuto a minuto… Porque no es el “otro” o “la otra” quienes te matan, sino la relación que mantienes con todos ellos y, sobre todo, contigo inmerso en tus propios pensamientos y subsidiario de las creencias que sostienen Nunca es tarde para el cambio...

 

 

 

 

 

 

Leer más

"Un genio maléfico" y "Piel de cactus"

            Esta tarde, 10 de mayo, tuvo lugar en el Salón de la MAC de Santa Cruz de Tenerife, la presentación de nuestra nueva novela "Un genio maléfico". Tuve la suerte de tener junto a mí a Carmen Gloria Mesa y a Fabio Carreiro Lago y, entre el público que llenaba la sala, a muchos miembros de mi querida familia y también a cálidos amigos que me arroparon con su presencia y atención.

            Como se había anunciado por la AMULL, este era un encuentro para celebrar la literatura que me ha acompañado a lo largo de cincuenta años de producción creativa, obras de teatro, guiones, radio, relatos, poesía, novelas... El tiempo no daba para mucho más que para presentar la novela y proyectar en mp4 la película "Piel de cactus", 22 años después de que fuera rodada en 35 mm. Allí me sorprendió ver tanto a Rosanna Walls y a Cristina González, porque no me las esperaba, Cristi hecha ya una mujer y flamante doctora, cuando en la película era una niña. Se trataba de hablar algo de los contenidos de ambas creaciones y firmar libros, pero resultó, para mi sorpresa, que "todos" estaban encantados con la película y, en su mayoría, pudieron seguir perfectamente el discurso cuántico (por demás poético)  que el guión planteaba.

            ¡Lo que son los tiempos, y los cambios mentales! Cuando hace veinte años no se entendía nada y el guión literario podía parecer cuanto menos una locura, o una tomadura de pelo, ahora resultaba totalmente comprensible y, el hondo sentido poético con que se expresaban los personajes llegaba con nitidez a la mayoría de los asistentes. Este hecho abunda , dándome la razón, en los conceptos cuánticos de que el tiempo sea una entelequia y que vivimos inmersos en un universo implicado donde todo, tarde o temprano, halla su razón de ser. Desde esa perspectiva, doy las gracias a la matriz cósmica por haberme permitido hoy gozar, por encima del tiempo y las incomprensiones humanas, de una bonita sesión de aire fresco y respirar, junto a mentes creativas, la robusta consistencia de otra manera más abierta de entender la Vida.

 

            No puedo regalarles ejemplares de la novela "Un genio maléfico", esa tendrán que pedirla en librerías, pero sí que me complace adjuntar aquí el enlace de "Piel de cactus" para quien quiera visionarla libremente en su casa y pueda allí hacerlo sin ningún tipo de impedimento.

Leer más

SUBSANAR UNA VIEJA INJUSTICIA CON LA PRIMERA MUJER QUE PUBLICÓ UN LIBRO EN CANARIAS

 

La semana pasada me concedió la Asociación Tinerfeña de Escritores (ACTE) el Premio Victorina Bridoux y Mazzini de las Letras. Muy poco sabía de esta escritora, solo que pertenecía al romanticismo y que vivió en Tenerife en la segunda mitad del siglo XIX. Por tanto, para llenar mi vacío, indagué algo más, por lo que consulté los estudios de María Rosa Alonso y Yolanda Arencibia, y la información que proporcionaba Covadonga García Fierro. 

 

Más que su propia producción literaria, lógico que fuera escasa y póstuma, me llamaron la atención algunos aspectos de su vida, como su mucha actividad cultural en la ciudad junto a su madre Ángela Mazzini, y su muy temprana muerte, pues apenas con 27 años fue una de las víctimas de la epidemia de fiebre amarilla que asoló la ciudad en 1852.

 

Pero hubo un dato muy significativo que cobraba una dimensión especial para el mundo de la literatura escrita por mujeres, y fue el comprobar que vendría a ser la primera escritora que logró publicar un libro en Canarias. Su libro póstumo, Lágrimas y flores, de corte romántico, abrió la espita intelectual y creativa de muchas mujeres excepcionales que luego vendrían a avalar la alta calidad de la literatura que se escribe y publica en nuestro Archipiélago.

 

Pero la indagación sobre Victorina Bridoux y Mazzini me traería más sorpresas, una de ellas no me ha dejado parar hasta que he visto necesario hacer este llamamiento a quienes les corresponda subsanar una injusticia que lleva ya visos de cumplir 155 años. Y es que la escritora muere el uno de noviembre de 1852, siendo enterrada en el Cementerio de San Roque y San Rafael de Santa Cruz, declarado Bien Cultural, pero sin lápida que la distinguiera, pues ahí solo figura, al parecer, el nombre de su esposo, quien, al enviudar, se marchó a la Península con sus hijos. Es decir, se sabe que está donde aparece el nombre de su esposo, Gregorio Domínguez de Castro, pero del de ella... ¡ni rastro!

 

Y me he empeñado en ayudar a subsanar una injusticia que dura ya muchísimos años, y es que en la lápida de su esposo, figure también su nombre, fecha de nacimiento y defunción, un escrito  o lema que haga alusión a que fue la primera mujer que publicó un libro en Canarias, y, quizá, como colofón uno de sus versos favoritos: ¡YO QUISIERA VOLAR, VOLAR LIGERA! 

 

Pero..., ¡casualidad curiosa!, el citado Cementerio solo se abre al público una vez al año, el 1 de noviembre, el mismo día que hace 155 años fuera enterrada la jovencísima escritora Victorina Bridoux y Mazzini. 

 

¿Qué mejor ocasión para que los responsables de Cultura y Patrimonio (Ayuntamiento o Gobierno), subsanen el olvido histórico homenajeando como es debido a la primera mujer que publicó un libro en Canarias?

 

Dicho queda, Alberto Omar Walls.

 

La cualidad de NECIO...

                     

            Necio, el RAE lo define muy contundente: Ignorante y que no sabe lo que podía y debería saber; imprudente o falto de razón; terco o porfiado en lo que hace o dice. Así que cuando se dice que alguien actúa como un necio, como mínimo es, también, un ignorante que está falto de razón y mantiene una actitud terca. Veamos algunos de los muchos sinónimos, al menos, solo del término ignorante: inculto, zote, analfabeto, indocumentado, profano, lego, iletrado, inepto, pedante, patán, bruto, bestia, porro, cernícalo, borrico, borrego, ceporro, cipote, zopenco, zamacuco, alcornoque, modorro, mostrenco, bodoque, camueso, zoquete, melón, berzotas. Con lo que la postura necia puede venir no solo de una persona, también de un grupo, un equipo, una formación, una mentalidad generalizada, un partido, unas actitudes, una generación, una sociedad, una cultura...

 

            ¿No está mal, verdad, la gran cantidad de apelativos sinónimos a los que nos remite la palabra necio? Teniendo en cuenta el inmenso peso del contenido que se le echa encima cuando pensamos en quien, o quienes, calificamos de necio, prefiero recurrir a una mentalidad femenina, una joven voz para su época, y una de las poéticas  más autorizadas de nuestro acervo castellano, a Sor Juana Inés de la Cruz [1651-1695], cuando se dirige sin miramientos a los ineptos hombres, que de manera inculta muestran todas las caras posibles ante las mujeres que creen sean de su propiedad...

 

                   hombres necios que acusáis...

Hombres necios que acusáis
a la mujer sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis:

si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
¿por qué queréis que obren bien
si la incitáis al mal?

Cambatís su resistencia
y luego, con gravedad,
decís que fue liviandad
lo que hizo la diligencia.

Parecer quiere el denuedo
de vuestro parecer loco
el niño que pone el coco
y luego le tiene miedo.

Queréis, con presunción necia,
hallar a la que buscáis,
para pretendida, Thais,
y en la posesión, Lucrecia.

¿Qué humor puede ser más raro
que el que, falto de consejo,
él mismo empaña el espejo,
y siente que no esté claro?

Con el favor y desdén
tenéis condición igual,
quejándoos, si os tratan mal,
burlándoos, si os quieren bien.

Siempre tan necios andáis
que, con desigual nivel,
a una culpáis por crüel
y a otra por fácil culpáis.

¿Pues como ha de estar templada
la que vuestro amor pretende,
si la que es ingrata, ofende,
y la que es fácil, enfada?

Mas, entre el enfado y pena
que vuestro gusto refiere,
bien haya la que no os quiere
y quejaos en hora buena.

Dan vuestras amantes penas
a sus libertades alas,
y después de hacerlas malas
las queréis hallar muy buenas.

¿Cuál mayor culpa ha tenido
en una pasión errada:
la que cae de rogada,
o el que ruega de caído?

¿O cuál es más de culpar,
aunque cualquiera mal haga:
la que peca por la paga,
o el que paga por pecar?

Pues ¿para qué os espantáis
de la culpa que tenéis?
Queredlas cual las hacéis
o hacedlas cual las buscáis.

Dejad de solicitar,
y después, con más razón,
acusaréis la afición
de la que os fuere a rogar.

 

Bien con muchas armas fundo
que lidia vuestra arrogancia,
pues en promesa e instancia
juntáis diablo, carne y mundo

Fallado el Premio Amparo Walls Hernández

 

Alicia Contreras García ganadora del Premio Amparo Walls Hernández 2019 convocado por ACTE

 

            El jurado del Premio Amparo Walls Hernández de este año, falló a favor del libro titulado Espejismos en rosa y amarillo, siendo su autora Alicia Contreras García.

 

            Reunido en Santa Cruz de Tenerife, el martes, día 18 de junio de 2019, a las 20 horas, el jurado del premio Amparo Walls Hernández, convocado por la Asociación tinerfeña de escritores (ACTE), que estuvo formado por Mª Isabel Expósito Morales, Felicidad Batista Fariña,  Mª Soledad García Campos, Damián Hernández Estévez y Alberto Omar Walls, acordaron dictar el siguiente fallo: Primer premio, de edición, para la obra titulada Espejismos en rosa y amarillo, que una vez abierta la plica resultó ser su autora Alicia Contreras García.

 

      El texto ganador del Premio se hará público, y se entregarán los ejemplares editados a la autora, en el transcurso de las II Jornadas de convivencia literaria que se celebrará en el Puerto de la Cruz el próximo día 12 de octubre de 2019.

 

 

         Nuestra enhorabuena a la ganadora y muy agradecidos a todos los participantes por su contribución en este nuevo concurso literario de la Asociación Tinerfeña de Escritores, que había tomado la iniciativa de homenajear a la escritora Amparo Walls Hernández convocando el presente premio.

 

 

Leer más

Lo que te mata...

© Alberto Omar Walls

 

 No es solo el tabaco o una copa al día lo que te mata. Si acaso la emoción atascada desde hace años que te lleva a fumar y beber de manera obsesiva, compulsa e incontrolada. A estas alturas del negocio de vivir, quien más quien menos sabe ya qué cosas sean las que, verdaderamente, le matan… Porque el día a día está hecho de pequeñas cosas cotidianas, y de millones de pensamientos reincidentes. Me refiero a esos asuntos en los que te ves inmerso o incrustada (sobre todo quienes no están atentos a lo que su inconsciente les devuelve), y se te encasqueta en la mente una de las varias admoniciones o advertencias que tienes a mano, creadas y pensadas por ti, claro está, a partir de tus viejas creencias aprendidas de otros. Por ejemplo: siempre me pasa lo mismo, esto no va a salir bien, todos son unos malvados, ¿viste cómo me miró?...

 

En las formas de expresarse a veces he oído barbaridades tan grandes como estas: no la soporto más; ¡este hijo me va a matar a disgustos!; vengo tan agobiado que tengo el hígado en la boca; el corazón se me va a salir del pecho; me dolió tanto lo que me dijo, más que si me hubiera dado con una barra de hierro en la cabeza; le quiero porque le quiero, pero sus impuntualidades me vuelven loca, ¡una y no más!...

 

No es cierto, nada de eso responde a la verdad más auténtica, pero el inconsciente no se anda con chiquitas, ¡se lo cree todo!... y, a veces, actúa literalmente. Así hasta el infinito. Nuestras capacidades de re-crear el mundo cotidiano también son infinitas, pero hay que ponerse a reciclar (cambiar, mutar, sustituir) tanto los pensamientos como la actitud que tenemos y usamos en el día a día, minuto a minuto… Porque no es el “otro” o “la otra” quienes te matan, sino la relación que mantienes con todos ellos y, sobre todo, contigo inmerso en tus propios pensamientos y subsidiario de las creencias que sostienen Nunca es tarde para el cambio...

 

 

 

 

 

 

Leer más

"Un genio maléfico" y "Piel de cactus"

            Esta tarde, 10 de mayo, tuvo lugar en el Salón de la MAC de Santa Cruz de Tenerife, la presentación de nuestra nueva novela "Un genio maléfico". Tuve la suerte de tener junto a mí a Carmen Gloria Mesa y a Fabio Carreiro Lago y, entre el público que llenaba la sala, a muchos miembros de mi querida familia y también a cálidos amigos que me arroparon con su presencia y atención.

            Como se había anunciado por la AMULL, este era un encuentro para celebrar la literatura que me ha acompañado a lo largo de cincuenta años de producción creativa, obras de teatro, guiones, radio, relatos, poesía, novelas... El tiempo no daba para mucho más que para presentar la novela y proyectar en mp4 la película "Piel de cactus", 22 años después de que fuera rodada en 35 mm. Allí me sorprendió ver tanto a Rosanna Walls y a Cristina González, porque no me las esperaba, Cristi hecha ya una mujer y flamante doctora, cuando en la película era una niña. Se trataba de hablar algo de los contenidos de ambas creaciones y firmar libros, pero resultó, para mi sorpresa, que "todos" estaban encantados con la película y, en su mayoría, pudieron seguir perfectamente el discurso cuántico (por demás poético)  que el guión planteaba.

            ¡Lo que son los tiempos, y los cambios mentales! Cuando hace veinte años no se entendía nada y el guión literario podía parecer cuanto menos una locura, o una tomadura de pelo, ahora resultaba totalmente comprensible y, el hondo sentido poético con que se expresaban los personajes llegaba con nitidez a la mayoría de los asistentes. Este hecho abunda , dándome la razón, en los conceptos cuánticos de que el tiempo sea una entelequia y que vivimos inmersos en un universo implicado donde todo, tarde o temprano, halla su razón de ser. Desde esa perspectiva, doy las gracias a la matriz cósmica por haberme permitido hoy gozar, por encima del tiempo y las incomprensiones humanas, de una bonita sesión de aire fresco y respirar, junto a mentes creativas, la robusta consistencia de otra manera más abierta de entender la Vida.

 

            No puedo regalarles ejemplares de la novela "Un genio maléfico", esa tendrán que pedirla en librerías, pero sí que me complace adjuntar aquí el enlace de "Piel de cactus" para quien quiera visionarla libremente en su casa y pueda allí hacerlo sin ningún tipo de impedimento.

Leer más

Inmortalidades

Leer más

"Mariposa de papel", un bello libro de Amparo Walls Hernández quien, tal día como hoy, voló al Otro lado.
"Mariposa de papel", un bello libro de Amparo Walls Hernández quien, tal día como hoy, voló al Otro lado.