Bibi, fotografía lo vital

            

Nuestra sobrina Bibi, la hija de Yamil Omar y Sziszi Zajtai, ha tenido expuesta hasta el día 8 de mayo su última producción fotográfica en la Somerset House de Londres. Aunque vive y trabaja en Berlín, le ofrecieron esta exposición en la ciudad donde estudió cine y fotografía, y allí se fue con sus hermosas, sutiles y mágicas fotografías.

 

Bibiana Omar Zajtai busca nuevos significados en las viejas formas, forjándoles el significado tradicional, como quien transmuta los metales. Una nueva y hermosa manera de trascender el añoso modelo de la fotografía realista. Ni siquiera buscará la fotógrafo la verosimilitud, como seguimos haciéndolo los escritores una vez que hemos abandonado las vanguardias, sino que se acercará hasta lo subliminal penetrando los objetos con un teleobjetivo que amalgama todas las formas de mirar.

 

Fotógrafo de lo vital.

Claro está, se trata de una nueva manera de testimoniar los deseos sutiles, como fantasmales memorias que ya no atienden al punto de vista, ni siquiera al encuadre postulado por los clásicos, y menos aún a la foto fija situada como animal amaestrado, sujeto a los parámetros de lo reconocible por el ojo cerebral. En esta nueva vertiente que nos postula Bibi interesa más el concepto, la huella que en la mente y la memoria te ha dejado el objeto en su deambular en la vida, entre el sueño y la ficción, penduleando ingrávido en los espacios abiertos. Porque el objeto mismo, el modelo de referencia, interesa solo como detritus de una realidad ya superada...

 

Crea una nueva realidad a la que no estábamos acostumbrados.

Es la magia de las transparencias, de los ideales, de las almas sutiles de nuestros más puros deseos. Se trata de fotografiar lo vital, lo que no ve el ojo, pero si reconoce la intuición. Qué cosa tan mágica, estamos asistiendo a una revolución que va más allá de lo conocido, porque se adentra en lo cuántico, en lo urgente del movimiento de los objetos atrapados en los instantes. Como si sorprendiera el fugaz vuelo de un neutrino...

 

Ir de instante en instante.

Me seducen tu búsqueda y hallazgos, querida Bibi. Muchas felicidades, tío Alberto.

 

 

                    [Para más información, les remito a este enlace del periódico Diario de Avisos]

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0