Mira que somos creativos

          © Alberto Omar Walls

 

    Todos tenemos una gran capacidad creativa. Si no dejaríamos de estar aquí, es decir, dejaríamos de vivir en este plano. Y capacidad creativa quiere decir, simple y llanamente que somos capaces de crear. Me interesa poco lo que pienses sobre ti y el que tienes al lado, pero nosotros somos quienes nos creamos la realidad y la vida que experimentamos. Lo que quiere decir que perdemos mucho tiempo en sentirnos víctimas de los acontecimientos. Tengo un personaje de una de mis novelas que el otro día se rebeló contra su jefe y lo mandó a freír espárragos porque decía que él no estaba para soportar, a estas alturas, a dictadores. Dejó su trabajo, con la que está cayendo. La mujer, otro personaje importante en la novela, le recordó que ella le había advertido hacía un año que aquella empresa no le convenía, que tendría serios problemas con ese hombre. Pero de nada valen las recriminaciones posteriores, ni los golpes de pecho. Qué curioso, ¿verdad?, somos capaces de crear también esas situaciones de conflicto. ¡Claro está no todos nosotros somos compatibles! Eso del amor universal está muy bien, pero hay distintas tipologías personales y unos encajamos con unos, y otros con otros: se trata de las seis energías humanas que mueven los tres biorritmos de la humanidad: el físico, el emocional y el intelectual. Esos biorritmos crean en cada persona su biotipo o característica específica. Con lo que empeñarse en caerle bien a todo el mundo es una estupidez. Por eso hay también amores que matan... o por los que se muere.

 

         Insisto en decir que somos creativos, y creamos nuestras propias vidas. Por lo que es bueno estar atento a todo, a vivir en el aquí y ahora y no llevarle la contraria a la primera intuición que nazca desde nuestro interior más primigenio. No me refiero a los malos pensamientos ni a las premoniciones, ni al síndrome de tener la mosca detrás de la oreja, porque de verdad que esas son actitudes que condicionan la limpieza del conocimiento intuitivo. Me refiero a otra cosa que hay que experimentar. Y que debería encontrarla cada uno por sí mismo. Bueno, con un poquito de ayuda, porque no se está solo en el mundo...

 

      Deberíamos aprender a meditar [quien quiera, claro está: ante todo, la libertad de acción]. Hay muchísimos métodos, aunque yo me quedo ya con lo más sencillo pues meditar no ha de ser nada complicado. Simplemente hay que relajar las tensiones del cuerpo y la mente, concentrarse en uno mismo a través de la respiración, y adentrarse en el Silencio Creativo. De donde mana el alimento de la vida… Solo eso. Pero mi personaje, que aún estoy redactando, está muy pero que muy cabreado y no quiere oírme hablar de esas cosas…, con lo que he de seguir redactándolo en su línea. Veremos qué conflictos se generan.

 

      Este pequeño vídeo de youtube, que oirás aquí abajo, es una meditación muy sencilla para concentrarse en los Chakras. ¿Sabes lo que son los chakras? Aparentemente es algo muy complicado, pero en síntesis son como las baterías o pilas vitales, energéticas, que condicionan en parte la estabilidad de nuestro cuerpo, mente y espíritu. Y es bueno recargarlas a menudo, diariamente. Esta que te dice el maestro Depak Chopra apenas dura tres minutos. Te la recomiendo, escúchala cuantas veces quieras…

Escribir comentario

Comentarios: 0