Palabras: ¿territorio de las ideas?

     © Alberto Omar Walls

 

    Son frases que propongo para una posible meditación más cercana al occidental. Porque parte del legado de nuestros antepasados más valiosos ha quedado registrado, durante siglos, en algunas frases escritas o dichas aquí o allá. De siempre sé que no es recomendable descontextualizar las palabras de los autores, pero estos pequeños textos que van más abajo valen para un fin que propongo para ejercernos en el libre albedrío de re-crear. Es casi una suerte de deshabitarse conscientemente a partir de la idea de otro que tú misma hayas escogido; para ello, sólo hay que leer alguna de esas frases de vez en cuando, quedarse luego en silencio y reflexionar sobre su profundidad. Este trabajo lo hice hace ya muchos años con un excepcional libro titulado Un curso de milagros, y la verdad que me funcionó muy bien. Pero el objetivo de ese gran libro no está en lo que aquí propongo; claro está, porque ese libro es una bomba espiritual que sólo se lo recomiendo leer, es decir, ¡trabajar!, a los muy valientes o muy ignorantes (como era mi caso).

 

    Hay quienes a este simple proceso que propongo hoy lo llamarían meditación. He oído y leído tantas definiciones de la meditación que ya me sobran todas ellas, pues en verdad me quedo con la más simple: la que apunta únicamente al silencio interior y la respiración como inicio del encuentro. ¿Pero qué cosa es el Silencio?, ¿y qué es lo Interior? Seguiremos estando en mantillas hasta que pasen siglos y las mentes humanas dejen de estar al servicio sólo de los cinco sentidos corporales: gusto, tacto, vista, oído y olfato. Y, ¡por supuesto!, al servicio de los poderes sociales: sean ellos los dineros, los triunfos, el poder mediático, las apariencias y las modas o las hipocresías compartidas…, junto a nuestros obsesivos pensamientos y sentimientos.

 

     Creo que tenemos muchos más sentidos que no solo esos cinco. El de la intuición es otro de ellos, por ejemplo. ¿Habrá experiencia más asombrosa que la de una mujer que sienta gestarse en su interior la nueva vida de un futuro hijo? ¿Qué tipo de sentido interno, al margen de las molestias fisioquímicas, le permitirá relacionarse, para bien o mal de cualquiera de los dos, con el ser que nada en su interior en un líquido amniótico? ¿Y qué suerte de intercomunicación se da en la distancia cuando dos personas se aman o simplemente se añoran?, ¿o cuando en los sueños nos adelantamos al tiempo y somos capaces de ver y recordar al despertar a quién sea que acabaremos encontrando al día siguiente? ¿Y cuándo actuamos con absoluta seguridad en un caso concreto, a qué se debe?, ¿y por qué se da esa suerte de monolítica fe interior en un momento en que el tremendo caos de información y ansiedad te rodea, siendo ella la que arrase, con fortaleza y decisión férreas, contra cualquier tipo de dudas? ¿Y cuándo fluyes en tu proceso de vida y sientes que las cosas están donde deben estar y no osas obligarlas a luchar contra corriente?

 

    Estoy absolutamente seguro de que el humano es una incógnita que se agranda a medida que vamos desvelándoles a la existencia sus muchísimos misterios. Pero ha de ser sin lucha cruenta entre nosotros, con otro tipo de entrega interior a la Vida, con humildad ante los infinitos universos que nos rodean… Lo que reconocemos como nosotros mismos es solo el primer espacio que habitamos al nacer: el sabio cuerpo venido de atrás, ayuntadas las carnes durante milenios; y hemos de convivir con nuestro cuerpo durante toda la vida.

 

     Cuerpo, mente y espíritu (¡aquello que sea lo que sea para cada uno!) conforman un triunvirato de interacciones permanentes entre las que nos debatimos angustiados por la incertidumbre, pero siempre buscando la ansiada felicidad. No se entenderían las vidas humanas, a estas alturas de nuestra evolución, sin los intricados pensamientos con los que nos relacionamos: lógicamente, los pensamientos, emociones, sentimientos y la acción y reacción diaria con el exterior en medio de un mundo supuestamente azaroso e imprevisible.

 

    Si las arañas necesitan de sus telas, nosotros nos hacemos esclavos de nuestros pensamientos con los que atrapamos las viejas emociones que conforman los sentimientos de cada día... Ah, liberarnos de esa cadena interminable sería todo un éxito de existencia. Para conseguirlo, al menos en parte, hoy propongo este sencillo juego, que no es un juego simple, sino algo muy serio. Primero, lee cuando quieras las frases que siguen más abajo. Luego, has de escoger una solamente cada vez que hagas esta práctica de entrar en el “Territorio de las ideas”; y será porque una frase concreta te ha parecido atractiva o interesante. Eso sí, léela tranquilamente, mira sus contenidos desde todos los ángulos; escríbela en un papel y llévala en el bolsillo o el bolso todo el día… Y vuelve a mirarla de vez en cuando, en medio del trabajo, una fiesta o un duelo. Sentirás al cabo del día el inmenso poso que te ha ido dejando en la conciencia. Pero es imprescindible que con libertad escojas cada vez una frase, ¡solo una!, porque no creo en los empachos informativos y abarrotado de palabras no irías muy lejos. Poco a poco, una cada vez o cada día que te apetezca…

 

   Lo dicho, aquí van algunas frases o pensamientos de filósofos, iniciados, poetas, místicos, músicos o escritores. Ya empezamos:

 

Piensa como piensan los sabios, mas habla como habla la gente sencilla. Aristóteles

 

Un hombre no aprende a comprender algo, lo que sea, a menos que lo ame. Goethe

 

La noche ha pasado y llegado el nuevo día, vístete pues con las armas de la Luz. Arcano 13

 

Tu visión se volverá más clara sólo cuando puedas ver dentro de tu corazón. Carl G. Jung

 

Nada es indiferente en éste mundo; una piedrecilla puede tumbar el carro de un señor. Maestro Huiracocha

 

La divinidad está en ti, no en conceptos o libros. Hermann Hesse

 

Aquel que procura asegurar el bienestar ajeno, ya tiene asegurado el propio. Confucio

 

La diferencia entre lo que hacemos y lo que somos capaces de hacer, bastaría para solucionar todos los problemas del mundo. Mahatma Ghandi

 

El hombre no posee el poder de crear vida. Tampoco, por consiguiente, el derecho a destruirla. Confucio.

 

Toda la Tierra está al alcance del sabio, ya que la patria de un alma elevada es el Universo. Demócrito

 

No se puede enseñar nada a un hombre; sólo se le puede ayudar a descubrirlo en su interior. Galileo Galilei

 

Cuando el sabio señala la luna, el tonto se fija en el dedo. Proverbio árabe

 

Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol. Martin Luther King

 

La música es la única introducción corpórea al mundo superior del saber. Ludwin Van Beethoven

 

El alma del hombre es como el agua, viene del cielo, se eleva hacia el cielo y vuelve después a la tierra, en un eterno ciclo. Goethe

 

El hombre, se queja siempre de eso que llama “mala suerte”, pero si se acordara de todo aquello que hizo en otras vidas, su concepto cambiaría. Jamblico

 

Escuchad en vosotros mismos y mirad en el infinito del espacio y del tiempo. Allí se oye el canto de los astros, la voz de los números, la armonía de las esferas. Hermes

 

Si quieres cambiar al mundo, cámbiate a ti mismo. Mahatma Gandhi

 

Solo existen dos días en el año en los que nada puede ser hecho. Uno se llama ayer y el otro mañana. Por lo tanto hoy es el día ideal para amar, crecer y, principalmente, vivir. Dalai Lama

 

Sonreíd siempre. Que la más sana alegría corone todas vuestras empresas y grabad siempre en vuestro propio corazón como una rosa luminosa, el más sano optimismo. Él os llevará y os guiará a través de las malezas del camino, y cuando la noche sea más oscura y llena de tinieblas, se encenderá como un faro para alumbrar la senda llena de sonrisas y de amoroso júbilo. Huiracocha

 

Todas las religiones tienen una base común. Solo se diferencian en la manera de presentar sus dogmas y principios. Krumm Heller

 

La inteligencia consiste no sólo en el conocimiento, sino también en la destreza de aplicar los conocimientos en la práctica. Aristóteles

 

Cuando la ciencia entrare en tu corazón y la sabiduría fuese dulce a tu alma, pide y te será dado. Arcano7

 

Si tu corazón es un volcán, ¿cómo pretendes que broten las flores? Khalil Gibran

 

Recomendad a vuestros hijos que sean virtuosos, la virtud les puede traer la felicidad, no el dinero. Beethoven

 

El amor mueve el sol y las estrellas. Dante Alighieri

 

El mayor de todos los misterios es el hombre. Sócrates

 

El signo más evidente de que se ha encontrado la verdad es la paz interior. Amado Nervo

 

Tres cosas hay destructivas en la vida: la ira, la codicia y la excesiva estima de uno mismo. Mahoma

 

Haz del silencio tus pendientes, de la compasión tu riqueza, de la meditación tu escudilla de mendigo. Nanak

 

Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos. Cuando un hombre se guía por los principios de la reciprocidad y de la conciencia, no se haya muy lejos de la ley moral. Lo que no deseas que otros te hagan a ti, no lo hagas a los demás. Confucio

 

Quien no se despoja del yo no puede evitar el sufrimiento del mismo modo que quien no se aparta del fuego no puede evitar la quemadura. Shantideva

 

El orgullo divide a los hombres, la humildad los une. Sócrates

 

Si no eres feliz, el culpable eres tú. Epicteto

 

Cuando sientas que te falta algo, envía tus pensamientos hacia tu íntimo y busca la divinidad que hay en ti. Aristóteles

 

Perdonar es el valor de los valientes. El que es bastante fuerte para perdonar una ofensa, sabe amar. Gandhi

 

El amor consiste en sentir que el ser sagrado late dentro del ser querido. Platón

 

El sabio no enseña con palabras, sino con actos. Lao-Tsé

Nunca rompas el silencio si no es para mejorarlo. Ludwig van Beethoven

 

El malo lo es por ignorancia, y por tanto se cura de ello con la sabiduría. Sócrates

 

El amor es la fuerza más humilde, pero la más poderosa de que dispone el ser humano. Gandhi

 

El mejor de los hombres es aquel que hace bien a sus semejantes; no pasa soñando con el pasado y con el porvenir, está listo para vivir el presente. Mahoma

 

La pobreza no viene por la disminución de las riquezas, sino por la multiplicación de los deseos. Platón

 

Somos todos tan limitados, que creemos siempre tener razón. ¿Quieres contribuir a hacer un mundo feliz?, ayuda a tu prójimo a encontrar dentro de sí mismo lo que estima que ha perdido: el amor. Goethe

 

La violencia es miedo a los ideales de los demás. Gandhi

 

Ciencia sin conciencia es  la ruina del alma. Rabelais

 

Engendrarse hijos educados si lo están los padres. Goethe

 

Solo la gente materialista es la que busca construir refugios. Aquellos que tengan paz en sus corazones ya están en el gran refugio de la vida. Indios Hopi

 

Amo el canto de cenzontle, pájaro de cuatrocientas voces, amo el color del jade y el enervante perfume de las flores, pero más amo a mi hermano: el Hombre. Netzahualcóyotl

 

Yo sólo sé que no sé nada. Sócrates

 

La paciencia es la fortaleza del débil y la impaciencia la debilidad del fuerte. Emmanuel Kant

 

Encontrar lo infinitamente grande en lo infinitamente pequeño, para sentir la presencia de Dios. Pitágoras

 

Amor a la sabiduría es acercarse al propio sendero luminoso. Confucio

 

Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor, si perdonas, perdonarás con amor. San Agustín

 

El silencio es el único amigo que jamás traiciona. Confucio

 

El lenguaje artificioso y la conducta aduladora rara vez acompañan a la virtud. Confucio.

 

No hacer el bien en un nivel de vida, mientras se hace daño en otro. La vida es un todo indivisible. Gandhi

 

He aquí el secreto de la vida eterna: vivir en los otros, con los otros y para los otros. Heller

 

Huir del temor es sólo acrecentarlo. Krishnamurti

 

Entristécete no porque los hombres no te conozcan, sino porque tú no conoces a los hombres. Confucio

 

Preguntando qué era lo difícil, respondió: conocerse a sí mismo. Qué era lo fácil: dar consejos a los demás. Qué era lo más placentero: el éxito. Qué era lo divino: lo que no tiene principio ni fin. Tales de Mileto

 

En cien años no podré alcanzar la perfección; pero en una sola hora puedo descender a lo más bajo. Papini

 

Un hombre puede estar en un trono y no tener apego; otro puede vestir harapos y tener apegos. Vivekananda

 

El agricultor no siembra cualquier semilla; la escoge, pues por experiencia sabe que la cosecha será de la misma naturaleza de la siembra. El hombre sabio observa las leyes de la vida y vive de acuerdo con ellas. Así pues, siembra en el surco de la vida. Amado Nervo

 

No es el otro el que constituye un obstáculo a tu libertad. Eres tú mismo. Son las fuerzas existentes en ti que cercan tu conciencia. Ellas son tu único enemigo. Hervé Walkman

 

Los ríos hondos corren en silencio, los arroyos son ruidosos. Proverbio hindú

 

El sabio en su actitud para con el mundo no tiene predilecciones ni prejuicios. Está del lado de lo que es correcto. Confucio

 

Para reinar con eficacia en el reino, es preciso poner un buen orden en la familia. Quien no sepa dirigir a su familia, mo sabrá dirigir a un pueblo. Confucio.

 

El deseo y la felicidad no pueden vivir juntos. Epicteto.

 

Dijo Kais a su hijo: no consultes a un hombre preocupado, por buen consejero que sea; ni a un hambriento, por inteligente que parezca; ni a un afligido por más confianza que le tengas. Las preocupaciones, penas y dolores turban la mente y traban el entendimiento. Sabiduría árabe.

 

Renuncia al deseo de propiedad por las cosas temporales: es el primer paso en el camino; por medio de este desligamiento, puedes combatir las pasiones. Eliphas Levi

 

Gobierna tu mente, o ella te gobernará a ti. Horacio

 

La soberbia no es grandeza, es hinchazón. Lo que está hinchado parece grande, pero no es sano. San Agustín.

 

Instruir como se debe a la juventud, es formar buenos ciudadanos y padres de familia. Virgilio

 

Seamos sabios como el silencio, fuertes como el viento, útiles como la luz, hagamos de los labios el incensario de las virtudes. Abdul Baha

 

El que no desea ser engañado, procura no engañar. Platón

 

No hay mayor grandeza que vencerse a sí mismo. Sócrates

 

No conozco ningún otro signo de superioridad que la bondad. Beethoven

 

El entendimiento no puede intuir nada, y los sentidos no pueden pensar nada. Sólo de su unión puede originarse el conocimiento. Emmanuel Kant.

 

La mayor pobreza es la ignorancia. Panchatantra

 

Si no se obtiene el objeto deseado, hay infelicidad. Si se consigue, existe la ansiedad por su posible pérdida. Si falta o su respuesta es negativa, hay mayor desdicha. De este modo, la verdadera dicha consiste en el renunciamiento del deseo. Sivananda

 

El culpable que se arrepiente, no está perdido. Demócrates

 

El placer más noble: el júbilo de comprender. Leonardo Da Vinci

 

El mejor indicio de la sabiduría es la concordia entre las palabras y las obras. Séneca

 

Si viajase con dos compañeros, uno virtuoso y otro deshonesto, ambos me servirían de maestros. Percibiría lo bueno del primero y le copiaría, pero los defectos que viera en el segundo trataría de corregirlos. Confucio

 

Oculta tu secreto hasta al amigo más seguro; aprende a callar. Beethoven

 

Si se os pregunta, ¿qué es el silencio? Responded: es la primera piedra del templo de la sabiduría. Pitágoras

 

No está bien descubrir las faltas sin indicar a la vez el remedio para combatirlas. Goethe.

 

Si tú y yo discutimos y tú vences, ¿será acaso verdadero lo tuyo y falso lo mío? Lao-Tsé

 

El mayor error que los médicos cometen es intentar la curación del cuerpo sin intentar la curación del alma; sin embargo, alma y cuerpo son uno y no deberían ser tratados separadamente. Platón

 

El temor, el miedo, el anhelo de seguridad, de protección, llevan al hombre a formar partidos políticos o agrupaciones religiosas, con las cuales se identifica… Así las diferencias nacen, los antagonismos se desarrollan y las guerras continúan. Krishnamurti.

 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Tony (lunes, 03 noviembre 2014 14:59)

    Magnífica colección y mejor post. Abrazos

  • #2

    Alberto (martes, 04 noviembre 2014 13:48)

    Gracias, Tony. Como siempre tan acertado. Y gracias por compartir. Mis abrazos, Alberto.