Apnea con una frase

        © Alberto Omar Walls

 

    Se trata de hallar el final del calado tan profundo de esta apnea, a partir de una simple frase. Siéntate tranquilamente, apaga todo lo que te distraiga, y piensa en la frase-pregunta que te propongo más abajo.

 

   Primero respira rápido durante unos minutos y, antes que te marees, ya casi hiperventilado tu cerebro, detente de respirar.

 

    Ahora bucea, y baja con tu inconsciencia a la búsqueda del último significado o respuesta posibles y, ya sin aire, vuélvete silencio iluminado. Piensa luego, durante todos los instantes u horas que quieras, en esta frase, que no solo sirve para ti, o para mí, sino para el mundo:

 ¿Cómo puede uno ayudar a otro si padece de la misma enfermedad?

 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    José Manuel (jueves, 11 diciembre 2014 22:01)

    Muy interesante

  • #2

    Alberto (viernes, 12 diciembre 2014 21:33)

    Sí, ¿verdad?