Novela

Arrégleme el alma

Descarga
Proceso de creación de Arrégleme el alma
Documento Adobe Acrobat 388.0 KB
Descarga
Arrégleme el alma por Masaki Hatomi.pdf
Documento Adobe Acrobat 241.4 KB

Soledad Amores

Descarga
Esquema de creación de Soledad Amores.pd
Documento Adobe Acrobat 56.9 KB
Descarga
Comentario a Soledad Amores.pdf
Documento Adobe Acrobat 304.7 KB

Magnífico texto de Masaki Hatomi, quien analiza detenidamente la novela "Soledad Amores"


Como dos lunas llenas y los dibujos de Joan Castejón

 

      "El arte es capaz de dar forma a nuestros pensamientos, de materializar una idea que nos alienta a transformar lo que entendemos por realidad. Para esa transformación el autor parte de su experiencia y se nutre de la vida misma extraña y compleja. Consciente de esa extrañeza y complejidad nos invita a adentrarnos en territorios que van más allá de la superficie de las cosas. Probablemente este sea el aspecto más misterioso de la experiencia artística". Reflexiones, Joan Castejón.

 

    Le tengo un especial cariño a Como dos lunas llenas. Es un libro que siempre ha pasado desapercibido, quizá porque nunca se me entendió la honda metáfora, crítica, que planteaba sobre el estamento, tan supuestamente sólido, de la familia o, simplemente, porque era más fácil no entender nada. Porque no era un libro para niños, de la misma manera que tampoco lo es, aunque parezca que sí, el genial El Principito de Antoine de Saint-Exupery[1].

 

     Los protagonistas de Como dos lunas llenas son los atípicos miembros de una buhardilla olvidada en lo más alto de una casona y, allí, los muñecos de trapo y cartón piedra, viven sus vidas ajadas simulando parecerse a las de los habitantes principales de la casa. No obstante, en ese evanescente submundo, se podía producir en cualquier momento el juego milagrero de la más profunda poesía amorosa. Desde esa perspectiva continuaría mostrando los dos rostros de una misma realidad, como lo hice antes en La canción del morrocoyo, Sé que no son pulgas ni gusano, El informe, El tiempo lento de Cecilia e Hipólito, El unicornio dorado, o, después, en Hoy me he levantado trascendente, Cuando tu cara de muñeca me sonríe, Soledad Amores e Inmenso olvido.

 

  Siempre estuve un tanto obstinado por mostrar los contrastes, o los yin-yang, de una misma realidad. Es que quien sólo vea, o suponga ver, un solo lado de la existencia, entonces no se está enterando de casi nada…

 

    Por eso me molestan cada vez más los radicalismo a ultranza y el comulgar con ruedas de molino, sea de la catadura que sea...

 

   El gran artista Joan Castejón tuvo la gentileza de aceptar el llamado amical, hecho hace ya más de veinte años, para darle forma visual a los personajes de mi novelita Como dos lunas llenas. Hizo unos dibujos espléndidos y ya en su portada logró plasmar el sentido profundo que el personaje Miriam, la muñeca de cartón planteaba desde el principio del libro. Arminda, su hija, aún siendo muy joven, escribió un prólogo muy hermoso que aún se conserva en las reediciones.

 

  Agradezco por siempre a mi viejo amigo Joan Castejón, a quien no veo desde hace una eternidad, su cariño especial a la hora de atender mi solicitud. El producto fue excepcional, mágico, y la validez del libro quedó consolidada con sus geniales dibujos. Tuvo aún mayores generosidades, pues me regaló el dibujo de la portada, donde se ve a Miriam amordazada, excepcional visión de la mujer silenciada o con la pata quebrada y en casa. Hoy quiero mostrar la galería de bellos dibujos que Joan Castejón creó especialmente para Como dos lunas llenas.

 

 

 

J. J. de Armas Marcelo: El trabajo de Castejón está presidido por la más absoluta seriedad; una seriedad que no evita, por supuesto, la lucidez del elemento lúdico, un camino emprendido hace algunos años, contra todos los vientos y mareas que se producen en la mente y en la experiencia de un hombre con vocación de creador; un camino que paso a paso, y a través de una praxis positivista ha conducido al pintor desde la revelante angustia –llevada al primer plano en los momentos más delicados de su experiencia- hasta los campos blancos del sarcasmo...

 

Felo Monzón: Castejón es un artista con sed de aventuras. Aventuras que lo conduzcan a la proximidad de un ideal artístico pleno de contenido gráfico de lo social. Está prendido en el embrujo de una expresividad hiriente, descriptiva y conturbada. Su norte artístico es, en el momento presente, un relato estético de los problemas del hombre y sus complejos existenciales.

 

José Manuel Caballero Bonald: Castejón dibuja como un clásico y medita como un profeta. No es un juicio apresurado. Esos dibujos llevados a su más exigente decoro expresivo, viene del preciosismo renacentista y llegan a los más enigmáticos trasuntos del futuro. Reproducen el mundo de la razón pero a la vez vaticinan el sueño de la razón. Testifican la realidad y profetizan lo que puede llegar a ser esa realidad...No cabe duda que las etapas creadoras de Castejón vienen condicionadas por la historia en que se producen, por las razones vitales que las estimulan.

 

Mario Vargas Llosa [del catálogo Castejón-Macondo, 1973]: El resultado es ampliamente satisfactorio: su exposición no es una ilustración sino un equivalente de Cien años de soledad, que nos revela a un joven artista capaz de materializar, con rigurosa técnica, una compleja realidad en la que (como en la vida real) se acarician y confunden el objeto más cotidiano y el más imposible, inofensivas hormigas y seres de pesadilla.

 

[1] Antoine de Saint-Exupery [1900-1944]: Sólo se ve bien con el corazón; lo esencial es invisible para los ojos… Si al franquear una montaña en la dirección de una estrella, el viajero se deja absorber demasiado por los problemas de la escalada, se arriesga a olvidar cual es la estrella que lo guía... Si queremos un mundo de paz y de justicia hay que poner decididamente la inteligencia al servicio del amor… El amor es lo único que crece cuando se reparte.

 

El diente de Suso, capítulo inédito de Como dos lunas llenas

Descarga
El diente de Suso.pdf
Documento Adobe Acrobat 52.7 KB

Retrato de Alberto Omar por Castejón.


En la dedicatoria se lee: 

Este retrato que mira al infinito con un ojo de ayer y tres de hoy


Castejón        Santa Cruz 20 de julio de 1977.